La suspensión de licencias para salas de juego entra en vigor tras su aprobación por el Pleno

La propuesta de no dar permisos durante un año e iniciar una modificación de PGOU para fijar una distancia mínima de 500 metros entre casas de apuestas y colegios logra unanimidad

 

 

La suspensión de licencias durante un año para casas de apuestas entrará en vigor después de su aprobación por parte del Pleno. La propuesta de no otorgar permisos durante ese tiempo e iniciar una modificación de PGOU para fijar una distancia mínima de 500 metros entre salas de apuestas y los colegios ha recibido esta mañana el apoyo unánime de todos los grupos municipales. El acuerdo se produce justo un mes después de salir adelante en el consejo rector de Urbanismo, donde se aprobó iniciar la formulación de la innovación de PGOU necesaria.

La modificación de PGOU afectará al artículo 12.4.8 y la suspensión de licencias abarca tanto a los permisos de actividad y obra como a las declaraciones responsables. Según la propuesta que llegó al consejo rector a mitad de diciembre, con el cambio de ese artículo Urbanismo pretende que  los establecimientos de juego y salones recreativos, bingos, casinos y similares se ubiquen en sitios que no produzcan afecciones en el entorno ni medioambientales ni sobre la salud y a más de 500 metros de suelos educativos, deportivos o de equipamientos socioculturales.

La medida implica además que no se concederán licencias de veladores a estos establecimientos en ningún caso. Asimismo, las peticiones de licencia que se hagan en un futuro deberán llevar un documento de implantación de la actividad con un estudio de los efectos en el entorno, pudiendo valorarse la oportunidad de su instalación por la colmatación urbanística de estas actividades.

La normativa autonómica señala que los salones recreativos deben mantener una distancia de 100 metros entre ellos y de 50 de un colegio, mientras que el PGOU solo dice que no podrán instalarse en edificios destinados total o parcialmente a uso educativo, que es lo que se va a cambiar, y que pueden ir en los de viviendas pero con acceso independiente y no por encima de la planta segunda. La idea es modificar también esta última posibilidad y limitar su instalación solo a la planta baja. La mayoría de las salas de juego están en zonas residenciales y en edificios destinados total o parcialmente a viviendas.

El punto no ha llegado a debatirse. Antes del Pleno el concejal de Podemos, Juan Alcántara, y los portavoces de IU, Pedro García, y PSOE, Isabel Ambrosio, subrayaron la importancia del paso que se da para “poner barreras” a las salas de juego y atender las demandas vecinales.

Tras el acuerdo adoptado, el portavoz de la asociación de vecinos Guadalquivir-Campo de la Verdad y Fray Albino, Miguel Ángel Aguilera, mostró su satisfacción por el paso dado y por el inicio de la suspensión de nuevas licencias de todo tipo para las salas de juego. “A la tercera va la vencida”, dijo, “ha sido necesario que las vecinas y vecinos se hayan movilizado recogiendo firmas y manifestando en la calle su descontento por la proliferación de salas de apuestas”. A partir de ahora, aseguró, el objetivo será “cambiar las leyes que regulan esta actividad económica”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *