El uso de cocaína vuelve a crecer en Europa: Barcelona y Valencia, las urbes con mayor consumo de drogas

El último informe del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanía registra también un aumento en MDMA y metaanfetaminas. Barcelona y Valencia siguen a la cabeza en nuestro país.

El Observatorio Europeo de las Drogas y la Toxicomanía ha publicado, como cada año, un informe que analiza las aguas residuales de 73 ciudades de 20 países europeos —de Lisboa a Atenas, de Madrid a Copenhague— para encontrar en ellas restos de cocaína, MDMA, anfetaminas y metanfetaminaspara evaluar los niveles de consumo de estas sustancias. En 2018, los niveles de estas sustancias detectados en los análisis han aumentado con respecto al año anterior.

Conscientemente o por no ser capaces de evaluar su propio consumo, en una encuesta sobre drogas todo el mundo miente. La epidemiología basada en aguas residuales es una disciplina joven pero que se ha desarrollado muy rápidamente para tratar de cubrir este vacío. Como su nombre indica, consiste en obtener muestras directamente de las plantas de tratamiento de aguas residuales a lo largo de una semana. Las aguas analizadas por los técnicos del OEDT en busca de rastros de estas cuatro drogas corresponden a una población de aproximadamente 46 millones de europeos.

 En España, las ciudades analizadas han sido Madrid, Barcelona, Valencia, Castellón y Santiago de Compostela. Nuestro país es, junto a Reino Unido, Holanda y Bélgica, uno de los líderes en consumo de sustancias ilegales, principalmente cocaína.

Como pueden comprobar en el siguiente gráfico, aunque Barcelona y Valencia superan claramente al resto de ciudades, se aprecian cambios en los patrones de consumo en los días entre semana y los fines de semana, cuando en Santiago de Compostela aumenta notablemente la cantidad de cocaína consumida, indicando un uso netamente recreativo. Misteriosamente, en Castellón el consumo es mayor de lunes a viernes.

¿Por qué se analizan estas drogas y no otras como el cannabis, la sustancia ilegal más utilizada, o la heroína? Desde el OEDT explican que “no se reportan resultados para el cannabis porque su consumo de cannabis se estima al medir su metabolito principal (THC-COOH), el único biomarcador adecuado encontrado hasta ahora, pero que se excreta en un porcentaje bajo”.

Aún hará falta investigar más para mejorar estas estimaciones con tan poca cantidad de THC-COOH o bien encontrar otro biomarcador alternativo. En cuanto a la heroína, la principal dificultad es que se descompone en el cuerpo formando morfina, “que no es un biomarcador específico y también puede excretarse como resultado de su uso terapéutico”, dicen los autores del informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *